Vendía supuestos artículos de Loewe y Louis Vuitton a través de redes sociales

Detenida en Madrid por estafar a 30 personas vendiendo por internet bolsos y cinturones falsificados

Imagen de los bolsos falsos incautados por la Policía Municipal de Madrid
photo_camera Imagen de los bolsos falsos incautados por la Policía Municipal de Madrid

La Policía Municipal de Madrid ha detenido a una mujer acusada de estafar más de 9.500 euros a una treintena de personas en diferentes puntos de España, a las que vendía bolsos y cinturones falsificados de marcas de lujo. Los agentes de Coordinación Judicial han esclarecido así una decena de estafas, pero siguen investigando otras 20 denuncias por hechos similares.

Las pesquisas se iniciaron el pasado mes de febrero al detectar que una mujer, de 30 años y nacionalidad española, se dedicaba supuestamente a vender bolsos y cinturones de las marcas Loewe y Louis Vuitton a través de redes sociales y plataformas de internet.

Los agentes sospecharon, dado que estas marcas exclusivas solo venden sus productos en sus tiendas físicas -en Madrid situadas muchas de ellas en el barrio de Salamanca- o en sus páginas web oficiales.

Sin embargo, la sospechosa aseguraba a sus víctimas que los bolsos eran de esas marcas y que procedían directamente de las fábricas que esas firmas tienen en la localidad gaditana de Ubrique, por lo que su precio era idéntico al del mercado lícito.

Los investigadores irrumpieron en una de las ventas que la mujer pretendía realizar en el centro de Madrid y le intervinieron los productos, que fueron remitidos a la Policía Científica para su análisis dado que, por su calidad, era imposible saber a simple vista si se trataba de una imitación. Los efectos tuvieron que ser analizados incluso por las citadas marcas, ya que los bolsos, por ejemplo, presentaban las mismas medidas de seguridad que los oficiales.

Sin embargo, pese a la apariencia, hasta diez víctimas -algunas de fuera de Madrid- denunciaron que los bolsos adquiridos a la mujer se degradaban con facilidad y que, pese a reclamárselo, ésta no les contestaba a los mensajes.

Comentarios