Muere el etarra Bolinaga

Sucedía en su casa de Mondragón (Guipúzcoa), según han confirmado fuentes de la familia. De este modo parece zanjarse la polémica que rodeó la situación del etarra desde que obtuvo la libertad condicional el 30 de agosto de 2012 al padecer un cáncer terminal de carácter irreversible.

Josu Uribetxeberria Bolinaga había sido condenado a casi dos siglos de cárcel por el asesinato de tres guardias civiles y por el secuestro del exfuncionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, y su prematura excarcelación causó un enorme escándalo entre las asociaciones de víctimas de ETA, considerándolo como una traición del Gobierno del PP.

Como consecuencia de esto, el caso sufrió varios vaivenes, llegando el juez Castro a suspender dicha libertad condicional en abril de 2014 y pidiendo la fiscalía 29 años más de cárcel por el asesinato del cabo de la Guardia Civil Antonio Ramos. El pasado miércoles, el Ministro de Interior Jorge Fernández Díaz recordaba que hay cuatro decisiones judiciales en favor de la libertad de Bolinaga, y señaló lo avanzado de la enfermedad que sufría el etarra, diagnosticada en 2005 tras ser detectados tumores cancerígenos tanto en el riñón como en el cerebro.

Hoy mismo podría leerse en la web de la Asociación de Vítcimas del Terrorismo lo siguiente: "El ejemplo más escandaloso de las decisiones contrarias a las promesas del Gobierno de Mariano Rajoy es el del etarra Bolinaga (...), supuestamente enfermo terminal y al que pusieron en libertad condicional concediéndole el tercer grado so pretexto de que una decisión contraria sería prevaricar". Casi 900 días después, el etarra se paseaba impunemente por las calles de su pueblo.

Comentarios