El PSOE estudia un gobierno de fuerzas de izquierdas como en Portugal

Cuando el pasado trimestre, Antonio Costa, líder socialista de Portugal, perdió las elecciones por detrás de Passos Coelho, el líder conservador del país vecino, todo parecía indicar que un gobierno de fuerzas de izquierdas era cuestión imposible. Pero las negociaciones entre las formaciones provocaron que finalmente, los lusos tuviesen en el poder una agrupación de progresistas. El PSOE portugués logró el pacto con los comunistas y Antonio Costa es el nuevo primer ministro de Portugal. Una situación que se podría repetir por toda la Península si Pedro Sánchez alcanza acuerdos con nacionalistas y el resto de fuerzas de izquierdas. Una probabilidad que está sopesando Ferraz y por ello, el secretario general socialista acudirá el jueves a ver a su 'colega' luso para recoger ideas para la formación de ese gobierno, siempre que Mariano Rajoy no logre los apoyos suficientes.

Fuentes cercanas al líder socialista español, consultadas por el diario El Mundo, aseguran que el resultado electoral ha dado lugar a un escenario similar al de Portugal y que el diálogo con Podemos y otras fuerzas de izquierda"puede terminar como en Portugal, tejiendo una alianza de fuerzas progresistas que corte el paso a la derecha en España". La visita a Lisboa para entrevistarse con el primer ministro socialista no está relacionada con la diplomacia ni con las excelentes relaciones entre países vecinos. Tiene como objetivo trazar un paralelismo claro entre el escenario político español actual y el portugués de hace unos meses.

Fuentes cercanas a Pedro Sánchez aseguraron ayer a El Mundo que "Portugal es el ejemplo contrastado de la posibilidad de formar una alianza de fuerzas de progreso. El resultado de las urnas en el país vecino provocó el encargo de formar gobierno a la derecha pero la mayoría parlamentaria de izquierda terminó por imponerse convirtiendo a Costa en presidente".

La dirección socialista también tiene respuesta a estos obstáculos. Fuentes de Ferraz recuerdan que también en Portugal se especuló mucho acerca de las dificultades para alcanzar un pacto de Gobierno entre socialistas, comunistas y el Bloco de Esquerda -partidos que mantenían posiciones dispares y no muy buenas relaciones-, aunque los impedimentos se superaron "mediante el diálogo sensato y la voluntad de consenso".

Comentarios