Cifuentes busca desmarcarse del PP con sus medidas

  • Cifuentes, primera candidata popular sin mayoría absoluta en 20 años, será investida hoy presidenta de Madrid con el apoyo de Ciudadanos, que le ha impuesto 76 condiciones programáticas que ella comparte. 

“El 24 de mayo se abrió un tiempo nuevo de la política. Las urnas nos dijeron alto y claro que hay cosas que no se estaban haciendo, que había cosas que no se estaban haciendo bien. Y que la política y la corrupción no pueden ir jamás de la mano. Estamos para servir a los ciudadanos, no para servirnos de ellos”, expresó Cifuentes. “Esta es la hora de la valentía y un tiempo para el desafío, en el que no cabe la conformidad ni la complacencia”, parafraseando al presidente John Fitzgerald Kennedy. Con este discurso, Cifuentes enfila su investidura bajo la lupa de la oposición.

Con sus medidas, la candidata busca desmarcarse de las políticas más polémicas del Partido Popular como son las primarias abiertas o las privatizaciones. En cuanto a sus propuestas "estrellas" encontramos que Cifuentes se compromete a “continuar bajando” todos los impuestos, entre ellos el tramo autonómico del IRPF, que Ignacio González ya redujo dos veces en sus dos años y medio como presidente de Madrid. 

La próxima presidenta ampliará el límite de edad del abono joven de 23 a 26 años, con una tarifa de 20 euros para todas las zonas de la Comunidad de Madrid. Los desempleados de larga duración incorporados al programa de activación de empleo tendrán una tarifa de 10 euros. Una de las promesas que más recorrido tuvo en la campaña. 

Las escuelas infantiles de 0 a 3 años se beneficiarán de una bajada de sus tasas (varían en función de la renta) del 20%. También en materia educativa, habrá un total de 500 nuevos profesores de secundaria. Y habrá un cheque cultural de 100 euros anuales. Sus destinatarios serán los menores de 30 años y personas mayores para espectáculos y acontecimientos culturales.

En sanidad, ha propuesto un pacto para garantizar su sostenibilidad. Entre los objetivos, reducir los tiempos de espera de las pruebas diagnósticas y las intervenciones quirúrgicas, el suministro del medicamento de la hepatitis C a todos los enfermos que lo tengan prescrito o la creación de nuevas unidades especializadas, como una de oncología para jóvenes y otra para trastornos alimentarios.

Fuente: El País

Comentarios