Una Youtuber de 23 años pide el suicidio asistido

Esta joven francesa de 23 años pide el suicidio asistido en Bélgica para acabar con su sufrimiento
photo_camera Esta joven francesa de 23 años pide el suicidio asistido en Bélgica para acabar con su sufrimiento

Olympe, una youtuber francesa de 23 años con un trastorno de identidad disociativo (TID), tiene conmocionado al país tras pedir públicamente que se le practique el suicidio asistido en Bélgica. La joven creadora de contenido, que dice vivir con 15 personalidades diferentes, argumenta en el vídeo que publicó el 11 de enero en su canal, con más de 255.000 suscriptores, su deseo de terminar con su vida debido a sus problemas de salud mental. Asegura que se encuentra “agotada” y que ya ha contactado con médicos en Bélgica, donde la eutanasia es legal, para que le ayuden a acabar con su sufrimiento a finales de 2023.

Olympe dice que su trastorno se debe a traumas graves que derivan de su infancia. Contó que fue víctima de pedofilia y sufrió cinco violaciones durante su adolescencia, además de bullying en el colegio y pasar por veinte familias de acogida en siete años que acabaron abandonándola. Todo ello, cuenta, desarrolló una serie de personalidades alternativas que a veces toman el control de sus acciones y le provocan una lucha interior. Algunas son protectoras, otras frágiles, y una ya trató de autoeliminarse porque no podía soportarlo más.

“No es un debate. Es mi vida. Es una decisión muy difícil y meditada que tomé”, dijo en otra ‘story’ publicada días antes en su cuenta de Instagram, donde trata de concienciar a la población sobre la salud mental, y que fue borrada posteriormente por las críticas negativas recibidas. Algunos seguidores le suplican que recapacite, mientras otros la acusaron de buscar atención.

“Aunque soy una persona muy resiliente, tengo mis límites y han sido llevados al extremo durante años”, decía la joven, cuyo nombre real es Lily, muy emocionada. "Estoy muy cansada y no le digo a nadie que esta es la solución, pero esta es mi decisión", insiste la influencer, enfatizando que no desea ser un "ejemplo" para los jóvenes, e insta a aquellos con pensamientos oscuros a "encontrar personas a su alrededor en las que apoyarse".

Asegura que ya ha contactado con médicos y quiere dedicar este año a "disfrutar de ciertas cosas" y no cerrarse a que "algo pase y me haga cambiar totalmente de opinión". Aunque duda de que eso suceda: “He llegado a un punto en el que ya no puedo pasar por ningún calvario más”, concluye. Lily abrió su canal en YouTube (Le Journal d'Olympe / El diario de Olympe) en enero de 2020donde lleva tres años compartiendo su día a día como persona con TID, que se caracteriza por la existencia de dos o más identidades en una persona, y trastorno de atención (TDAH). 

En uno de sus mensajes publicados en Instagram, Olympe también confiesa que una de las causas de su decisión es el acoso que sufre en Internet, con numerosos comentarios de odio. “Hace un tiempo una youtuber americana se suicidó y de repente tenía un montón de fans mientras la acosaban en las redes…. Y no. Los hashtags de ‘Yo soy el Olimpo’ y los emojis de palomas en mi zona de comentarios no me harán volver”, dijo.

Su caso ha generado una enorme conmoción en Francia y Bélgica, donde el pasado mes de mayo fue muy controvertida la muerte de otra joven de 23 años (Shanti De Corte), que decidió terminar con su vida, citando una angustia mental "insoportable”, después de seguir un tratamiento psiquiátrico y medicamentos. Corte sufrió un trauma como testigo del ataque de ISIS en el aeropuerto de Bruselas en 2016. Un neurólogo dijo más tarde que la decisión había sido prematura, con opciones aún no exploradas por completo.

Los médicos belgas rechazan la petición de Olympe. El doctor de Bruselas Yves de Locht, contactado por la joven youtuber, dijo al diario Le Parisien que las clínicas no eran 'distribuidores de eutanasia'. "No nos negamos a reunirnos con gente como ella, pero les explicamos que el proceso puede durar meses o incluso años”.

El médico denunció que Bélgica estaba cansada de ser considerada como un 'pabellón de la muerte' para Francia, donde el suicidio asistido es ilegal, al igual que en la mayor parte de Europa, salvo en Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Alemania y España. En Suiza se permite el suicidio asistido, pero la eutanasia activa tampoco es legal. Bélgica es uno de los países donde está regulado el suicidio asistido, pero solo en determinados casos, la mayoría enfermedades en fase terminal o enfermedades de tipo nervioso como el ELA. Si bien el suicidio asistido es ilegal en Francia, un consejo de ciudadanos ha comenzado a debatir el enfoque del país sobre la atención al final de la vida y las recomendaciones se presentarán al parlamento en marzo de este año.

Comentarios