Gastos imprevistos en familia: trucos para hacerles frente

Muchos motivos pueden ser las causas que nos lleven a tener que solicitar un préstamo de dinero de manera casi inmediata, ya sea para imprevistos domésticos, averías de nuestro vehículo o, en el caso de las familias, gastos derivados de los estudios (segundas convocatorias, gasto extra en libros, ordenadores que se estropean), enfermedades de las mascotas, etc.

Estos microcréditos, es posible solicitarlos a una entidad bancaria o incluso por internet, que hoy día cada vez nos permite realizar más transacciones financieras de forma muy simple. Esta es la opción sencilla, pero es cierto que hay ciertos atajos que, aunque largos, conllevan llegar a tener una buena economía familiar, a saber:

-Inculcar formación financiera: rara vez los niños o jóvenes reciben formación de manera seria en el colegio o instituto, por lo que es conveniente enseñar a nuestros hijos los fundamentos básicos y, entre otras cosas, enseñarles a ahorrar para que, en un futuro, conozcan el valor de esta costumbre para sobrepasar pequeños infortunios.

-Ejercitar el ahorro: una vez ya en la etapa adulta y con lo anterior aprendido, es útil usar nuestras facultades ahorrativas en seguros de ahorros para aprovechar sus ventajas fiscales, seguros de salud por lo que pudiera pasar en un futuro cercano o lejano, seguros de jubilación, etc. Si hemos aprendido a desprendernos de una parte de nuestros beneficios desde pequeños para conseguir objetivos a largo plazo, este paso no nos será difícil de completar.

-Paso de testigo: cuando el ciclo se cierra y los niños que recibían la formación económica pasan a ser los padres de familia, invertir ahorros en seguridad para la familia no será una dificultad, ya sea en los seguros del coche, de vivienda, etc.

Además de lo citado anteriormente, conviene conocer desde las primeras fases el valor del dinero, así como saber diferenciar los gastos prescindibles de los imprescindibles para que, a la hora de ajustarse el cinturón, saber cada uno de que se puede desprender en ese momento sin que su día a día no sea muy diferente.

Pero si con esto y con todo, el bache es insuperable, los microcréditos online son la mejor opción por diferentes motivos:

-Documentación mínima: ser mayor de 18, ser residente en España y tener el DNI vigente son los riquisitos mínimos. Además, es necesario ser titular de una cuanta bancaria, un correo electrónico y aportar un número de teléfono de contacto.

-Inmediatez: una vez hayamos rellenado el formulario de la web y pasado su control de calidad como cliente, el dinero será ingresado en la cuenta bancaria proporcionada. La mayoría de proveedores de préstamos online realiza la transacción de inmediato, una vez aprobado el préstamo, así que el dinero estará en la cuenta del usuario en el tiempo que tarde la transferencia.

-La privacidad: los préstamos online no son tan intrusivos en la vida del cliente, y no es necesario aportar tantos datos personales como sucede con el banco, si bien es cierto que sí deberemos tener un mínimo de fiabilidad en tanto que podemos devolver el préstamo.

Comentarios
Más en Economia y consumo