Renault en el punto de mira por posibles fraudes en las emisiones de sus coches

La sospecha de un nuevo caso Volkswagen vuelve a posarse sobre Renault. La compañía francesa llamará a revisión a 15.000 vehículos en Francia para ajustar sus motores, tal y como ha anunciado este martes la ministra de Medio Ambiente gala, Ségolène Royal. Tras una reunión celebrada ayer lunes en el ministerio, los representantes de la empresa "se han comprometido a revisar 15.000 automóviles para regular y verificar que sus sistemas de filtración de emisiones funcionan de manera correcta", ha declarado Royal en la emisora de radio RTL.

El anuncio de la ministra se produce un día después de que Renault anunciara que en unas semanas presentará un plan para reducir las emisiones de sus vehículos, tanto los futuros modelos como otros que ya están en circulación. Ese plan incluirá medidas técnicas de mejora de la eficiencia de los motores de futuros automóviles, pero también otras para vehículos que ya están en circulación, destacó el responsable comercial de Renault, Thierry Koskas.

Pese a estas acciones, el propio Koskas insistió ayer en que "Renault no ha cometido fraude", en que "no utilizamos ningún software" para falsear los datos de emisiones, en que "todos nuestros vehículos están homologados", y en que eso significa que "en las condiciones de homologación, nuestros vehículos respetan las normas de emisiones".

Las dudas sobre Renault saltaron la pasada semana, cuando varios agentes de la Comisión de la Competencia y el Fraude entraron en las oficinas de la compañía en París para recabar información específica después de que se revelaran altos niveles de contaminación en dos de sus modelos, el Espace y el Captur.

Esas irregularidades motivaron la intervención de las sedes, si bien los resultados no permitieron constatar que se hubiera cometido fraude.

Comentarios