Rajoy consigue la investidura con el apoyo de Ciudadanos y la abstención parcial del PSOE

El candidato popular vuelve a La Moncloa con 170 votos a favor; 111 en contra y 68 abstenciones.

Mariano Rajoy ha conseguido la investidura esta tarde en la segunda ronda de votaciones, donde bastaba con la mayoría simple. PP y Ciudadanos han votado a favor (170) y 68 abstenciones procedentes del grupo socialista. 15 diputados del PSOE han votado en contra manteniendo el No y otros han utilizado la fórmula "por imperativo" para abstenerse. El total de diputados presentes ha sido de 349 tras la renuncia este sábado de Pedro Sánchez.

Al concluir la votación, el presidente señalaba que hay "mucha tarea por hacer" y prometía "responsabilidad". El anuncio de los nuevos ministros que configurarán su gabinete la hará el próximo jueves, según ha confirmado en los pasillos del Congreso.

A partir de ahora comienza una legislatura que se antoja complicada para sacar adelante leyes, ya que se necesitará dialogo y pactos entre las diferentes fuerzas políticas y Rajoy, aunque consciente de ello, ha querido dejar claro que no está dispuesto a que su gobierno nazca hipotecado y ha pedido que le dejen gobernar.

El portavoz socialista, Hernando, ha querido marcar el territorio antes de que su grupo votara por la abstención permitiendo la vuelta oficial de Rajoy a la Moncloa. "Ni usted ni su proyecto merece nuestra confianza", "no es el presidente que España merece", han sido algunas frases utilizadas por el portavoz socialista.

 Albert Rivera, que llegó a citar a John Fitgerald Kennedy para pedir confianza en el futuro, lanzó un mensaje tranquilizador a Mariano Rajoy. "Si cumple las condiciones de Ciudadanos, todo va a ir bien", le aseguró.

Pablo Iglesias ha vuelto a cargar contra los socialistas reclamando, veladamente la hegemonía de la izquierda. Ha aludido a "la triple alianza" que ha aupado a Rajoy como "el viejo país". Como contraste, los suyos, aseguró, llegarán a gobernar y a dibujar un "nuevo país".

La bronca llegó con la intervención de Gabriel Rufián, de ERC, que la mayoría de la cámara ha calificado de impresentable y llena de afirmaciones de odio y violencia dialéctica. El independentista consiguió 'cabrear' a las tres bancadas al completo al criticar con dureza a los socialistas, a los conservadores y a Ciudadanos, a cuyo líder llamó "maese cuñado". Antes, había calificado a Susana Díaz de "cacique" y se había referido a Felipe González como "Gonzalex".

Comentarios