Los Reyes vuelven de Francia "abrumados" por el recibimiento

"Abrumados" es la palabra que ha usado Felipe VI en su último discurso oficial que ponía fin a su visita de tres días a París, la primera de Estado de su reinado. Una visita que se ha reanudado tras el viaje de hace unos meses del monarca a París que se vio interrumpido por el accidente de Germanwings. 

La presidencia de la República, el Gobierno francés y la alcaldía de París han desplegado en torno al Rey y a la reina Letizia unos actos excepcionales que han convertido este viaje en “La Visita”, como la calificó el martes el presidente François Hollande. 

Las relaciones entre Francia y España atraviesan uno de los mejores momentos de su historia. Y el hecho de que el jefe del Gobierno, Manuel Valls, y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, hayan nacido en España contribuye a que las relaciones personales entre las cúpulas de los dos Estados sean más fluidas y amistosas.

El homenaje a La Nueve, la compañía de combatientes republicanos que protagonizó la liberación de París en 1944, la comida con Valls en el palacio de Matignon o la visita a la exposición de Velázquez en el Grand Palais ayudaron a mantener esa buena relación entre ambos países vecinos. 

Así, los Reyes previo al último acto de la visita estuvieron con hispanistas en la biblioteca Octavio Paz del Instituto Cervantes. Y como punto final, hicieron una visita privada a una exposición en el Grand Palais dedicada a los hermanos Louis y Auguste Lumière, que ahora hace 120 años proyectaron en el Grand Café de París por vez primera en el mundo una película para un público que había pagado su entrada.

Fuente: El País

Comentarios