Los alumnos de selectividad han sido perjudicados en la prueba de Filosofía

La Asociación de Profesores de Filosofía ha denunciado que el texto sobre Aristóteles no debía entrar como pregunta de Filosofía en la PAU, ya que que no estaba contemplado como texto obligatorio y por ello los alumnos han sido perjudicados.

En una de las materias, filosofía, del examen de acceso a la Universidad del presente curso, los alumnos tenían para elegir dos textos, uno de Aristóteles y otro de Rousseau. La Opción A era la que recogía el texto del filósofo griego Aristóteles:

"En las acciones, hay exceso y defecto y también término medio. Ahora bien, la virtud tiene que ver con pasiones y acciones, en las cuales el exceso y el defecto yerran y son censurados, mientras que el término medio es elogiado y acierta; y ambas cosas son propias de la virtud. La virtud, entonces, es un término medio[...]. Es un medio entre dos vicios, uno por exceso y otro por defecto, y también por no alcanzar, en un caso, y sobrepasar, en otro, lo necesario en las pasiones y las acciones, mientras que la virtud encuentra y elige el término medio. Por eso de acuerdo con su entidad y con la definición que establece su esencia, la virtud es un término medio, pero con respecto a lo mejor y al bien es un extremo.

Es, por tanto, la virtud un hábito selectivo que consiste en un término medio relativo a nosotros, determinado por la razón y por aquella por la cual decidiría el hombre prudente. El término medio lo es entre dos vicios, uno por exceso y otro por defecto, y también por no alcanzar en un caso y sobrepasar en otro el justo límite en las pasiones y acciones, mientras que la virtud encuentra y elige el término medio. Por eso, desde el punto de vista de su entidad y de la definición que enuncia su esencia, la virtud es un término medio, pero desde el punto de vista de lo mejor y del bien, un extremo". (Aristóteles, Ética a Nicómaco)

Sin embargo, según ha informado elmundo.es, la Asociación de Profesores ha denunciado que el texto de Aristóteles no pertenecía ni al Libro II ni al X de la 'Ética de Nicómaco', si no que es un fragmento del Libro I, que no entraba como material obligatorio para la prueba de selectividad.

"Con independencia de la mayor o menor dificultad del texto, es evidente que trabajamos unos textos que se nos imponen como obligatorios pero que, al mismo tiempo, permiten que el alumnado (especialmente los estudiantes que tienen mucho interés y necesitan nota) conozca los textos que pueden entrar en el ejercicio de selectividad y vaya más seguro al examen. Si la coordinación da unos textos, lo lógico es que los utilice para el examen", denuncian los profesores.

La otra opción que tenían los estudiantes era un texto de Jean-Jacques Rousseau, que sí formaba parte de los textos obligatorios que se deciden para preparar la prueba.

"El escepticismo no es irrefutable, sino claramente sin sentido si pretende dudar allí en donde no se puede plantear una pregunta. Pues la duda sólo puede existir cuando hay una pregunta; una pregunta, sólo cuando hay una respuesta y ésta únicamente cuando se puede decir algo.

Nosotros sentimos que incluso si todas las posibles cuestiones científicas pudieran responderse, el problema de nuestra vida no habría sido más penetrado. Desde luego que no queda ya ninguna pregunta y esa es precisamente la respuesta. La solución del problema de la vida está en la desaparición de este problema.

¿No es ésta la razón de que los hombres que han llegadao a ver claro el sentido de la vida, después de mucho dudar, no sepan decir en qué consiste este sentido?

Hay ciertamente, lo inexpresable, lo que se muestra a sí mismo; esto es lo místico". (Wittgenstein, Tractatus Logico- philosophicus) .

Al parecer, muchos alumnos se han quejado de la dificultad del texto y de que no les sonaba el ejemplo por lo que eligieron la opción de Rousseau. Los profesores han propuesto para "evitar problemas y reclamaciones innecesarias" ante el coordinador de la Universidad Complutense de Madrid, Antonio López Molina, que "se mandase una nota a los correctores informando de la irregularidad y dando indicaciones para que lo tuvieran en cuenta en la corrección y no se perjudicará a nadie". Propuesta que al parecer López Molina aceptó en un principio, pero que finlamente se ha quedado como estaba al considerar "que el ejercicio ha de corregirse igual que si fuera un texto de los obligatorios".

La polémica está servida y ahora se espera que muchos alumnos reclamen o pidan la impugnación del examen de Filosofía, sobre todo aquellos que no aprueben esta materia o su nota les perjudique para la media.

Fuente: elmundo.es

Comentarios