La Real Fábrica de Tapices se recupera y seguirá funcionando

La Real Fábrica de Tapices ha estado a punto de desaparecer, ya que en 2015 arrastraba una deuda de 6,3 millones de euros. Ahora y gracias a la intervención de tres administraciones se han podido sanear sus cuentas y ampliar la plantilla de 36 artesanos que actualmente trabajan en la Fábrica, se pasará a 60 a finales de este año.

La recuperación ha sido posible gracias al apoyo de las tres instituciones que forman el Patronato, Comunidad, Ministerio de Cultura y Ayuntamiento de Madrid, que ha permitido abonar los sueldos pendientes de los trabajadores y aumentar la plantilla de 36 a 60 empleados antes de fin de año.

Interior del taller de la Real Fábrica de Tapices

La representante de la Comunidad de Madrid en el Patronato, María Pardo, ha destacado hoy que la Administración regional “se está volcando en todos los sentidos, también desde la perspectiva económica, ya que en la Real Fábrica de Tapices, fundada en 1720, hay un valor inmaterial que fortalecer y que tiene que permanecer, que es la labor de estos artesanos”.

En octubre de 2015, la fábrica arrastraba una deuda de 6,3 millones de euros pero, en estos momentos, gracias al apoyo económico de las tres instituciones que forman el Patronato, así como de las iniciativas puestas en marcha por la nueva dirección, la deuda se ha reducido a 4,7 millones de los cuales 3,2 corresponden al principal de la deuda bancaria.

La Comunidad de Madrid ha aportado 728.375 euros entre los años 2015 y 2016 y está previsto que destine 500.000 euros más el próximo año. Además, se han cedido algunos espacios para la celebración de eventos, lo que ha permitido ingresar 400.000 euros desde el pasado mes de mayo, a los que se suman otros 465.413 euros por trabajos de fabricación y restauración de alfombras.

Pardo ha querido agradecer el esfuerzo de los trabajadores de la Real Fábrica de Tapices, “que en situaciones muy duras y muy difíciles han confiado en que la Real Fábrica podía tener futuro”.

La Real Fábrica de Tapices tiene entre sus objetivos mantener vivos oficios que están en vías de desaparición, conservar y divulgar los tesoros artísticos históricos y mantener la tarea de reproducir los diseños de autores contemporáneos, como ya se hizo en el siglo XX con obras de José María Sert, Manuel Viola, Picasso o Dalí, en otros célebres pintores.

Comentarios