La DGT estudia dar permiso de circulación y matricular a las bicicletas

La Dirección General de Tráfico ha comenzado a estudiar la posibilidad de matricular las bicicletas, obligar a los ciclistas a obtener un permiso de circulación y establecer la necesidad de disponer de un seguro. “La DGT quiere contar con tu opinión”. Con este encabezado, el organismo, dependiente del Ministerio del Interior, mandó, hace unas semanas, una encuesta a diversos colectivos y usuarios de la bicicleta. 

Aunque sólo es una posible opción, el pasado fin de semana, el organismo convocó un encuentro con ciclistas para profundizar en el tema y en el que la subdirectora general de Intervención y Políticas Viales de la DGT, Mónica Colás, reconoció que esas ideas se estaban estudiando.

Las respuestas negativas de las asociaciones de ciclistas

Ahora, la propuesta y esa encuesta ya tiene su respuesta: “No solo la encuesta estaba sesgada y carecía de rigor científico sino que el encuentro buscaba defender obligaciones e impuestos a los ciclistas inéditos en el resto de países de Europa”, denuncia Manuel Martín, de Conbici (Coordinadora en defensa de la bicicleta), que agrupa a la mayoría de asociaciones pro bici de España. 

Una opinión que comparte la Asociación de Ciclistas Profesionales. “Nos parece muy extraño que la DGT, al final de su mandato, siga proponiendo medidas que han sido ya rechazadas por el Congreso de los Diputados”. “Lo que deberían hacer [desde la DGT] es consensuar con el sector, pero medidas que realmente fomenten un ciclismo más seguro”, añaden desde Conbici. 

“Es necesario tomar iniciativas valientes y decididas, como otorgar a la bicicleta el papel de vehículo preferente y otras encaminadas a aumentar el número de bicis en nuestras ciudades. Se pueden aplicar prácticas tanto nacionales como de ámbito urbano probadas en otros países en lugar de sacarse de la manga normas inauditas en el entorno europeo”, concluyen desde Conbici. Una medida que tendrá largo recorrido ya sea de manera polémica o por su complejidad.

Fuente: El País

Comentarios