Justicia busca excluir de los indultos a los corruptos

  • El Ministerio de Justicia propone excluir por ley la concesión del indulto a los condenados por delitos de corrupción, además de a los sentenciados por malos tratos o pederastia, una línea de trabajo en la que se mueve el Gobierno aunque será difícil aprobarlo ya esta legislatura.

En una entrevista, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, reconoce que el Gobierno está trabajando en la reforma de esa ley para regular en la normativa lo que, a efectos prácticos, ya se está haciendo: no conceder indultos por corrupción y excluir también aquellos delitos que más rechazo social producen.

Los ejes de lo que podría ser una reforma de la ley que regula la medida de gracia, que se remonta al 1870, son la transparencia en el proceso de concesión de indultos y la exclusión por ley de una serie de delitos sobre los que no se podrá aplicar, según el ministro. "Llevar a un ámbito normativo lo que hoy ya hacemos en la práctica me parecería muy natural, Justicia quiere que se haga un ejercicio riguroso y limitado del indulto, y que se abran puertas y ventas para que la sociedad sepa que los indultos que el Gobierno concede no son caprichosos", ha afirmado Catalá.

"Excluir del indulto los delitos de corrupción, delitos fiscales, los delitos asociados con la pederastia, el maltrato, los delitos contra la seguridad vial, este tipo de cuestiones... esos son los ejes por los que se podría avanzar", explica. Según han informado fuentes del Gobierno, éste ya se ha comprometido a informar periódicamente del ejercicio de la medida de gracia ("ni el 1% de las solicitudes que se plantean son concedidas", apunta), y hacerlo siempre con los informes favorables de los tribunales y de las fiscalías que han conocido los casos.

Ampliar los plazos

Catalá también abre la puerta a modificar la Ley de Enjuiciamiento Criminal en su tramitación parlamentaria, para que el juez pueda prorrogar de oficio la instrucción en las causas sencillas y que esta función no sea exclusiva de la Fiscalía.

"No es bueno ni que uno tenga la exclusiva, pero tampoco que la tenga el otro", dice sobre lo que, en su opinión, debe ser "un sistema de colaboración entre juez y fiscal". Al respecto, señala que el cambio en el modelo de instrucción para que sea el fiscal y no el juez el que instruya la causa "es una cuestión muy compleja", pero que tendrá que abordarse en la próxima legislatura.

"La mayoría de la doctrina es muy cercana a ese esquema y prácticamente en todos los países de Europa ese es el modelo", recuerda. Catalá utiliza el ejemplo del fiscal del caso que investiga el accidente aéreo de Germanwings, que ofreció a los dos días una rueda de prensa para desvelar los detalles del siniestro, para demostrar "que una Fiscalía instructora dotada de los medios y funciones adecuados es un sistema que funciona con mucha eficacia".

Fuente: Agencias

Comentarios