El primer análisis de la segunda caja negra revela que Andreas Lubitz aumentó la velocidad en el descenso

03/04/2015 | Víctor Yeray Huéscar | Fn

El análisis de la segunda caja negra confirma una acción deliberada por parte del copiloto del A320 de Germanwings para estrellar el avión como ya parecía indicar con la primera caja negra que analizaba las comunicaciones en cabina.

Imagen de la segunda caja negra encontrada facilitada por la BEA | Foto: EFE

Esta segunda caja negra llamada FDR (Flight Data Recorder) registra todos los parámetros técnicos del avión en las últimas 25 horas de viaje. Esta caja  fue encontrada en la zona del siniestro totalmente quemada por el accidente el pasado jueves por un miembro del Pelotón de Alta Montaña de la Gendarmería Nacional francesa, totalmente enterrada, lo que había dificultado su localización previa. El jueves por la noche era enviada a la Oficina de Investigación y Análisis Francesa (BEA) encargada de estudiar el caso y hoy mismo ya se sabían los resultados del análisis.

Según informa la propia BEA “un primer análisis revela que el piloto presente en cabina usó el piloto automático para iniciar el descenso del avión a una altura de mil pies”. La BEA ha añadido que incluso “en varias ocasiones durante el descenso, (…) modificó los ajustes del piloto automático para aumentar la velocidad del avión en el descenso”.

La institución encargada del análisis de estos elementos técnicos del vuelo ha informado de que los expertos prosiguen con su labor para determinar el “desarrollo de facto” del vuelo de Germanwings que se estrelló el pasado 24 de marzo, acabando con la vida de 150 personas en un viaje entre Barcelona y Dusseldorf.

Para el fiscal Brice Robin, encargado del caso en Francia, el análisis de esta segunda caja negra es “complementario” al de la primera caja e “indispensable” a su vez en la investigación para conseguir determinar todo lo ocurrido el día del accidente. Todo señala a Andreas Lubitz de estrellar el avión a propósito. Esta semana se ha sabido que el piloto ya había sido tratado anteriormente por tendencias suicidas y que hasta cinco psicólogos y neurólogos lo habían tratado, dándole la baja.

Comentarios