El órdago de Pablo Iglesias definirá el futuro del Psoe

Editorial.-

La oferta de la coalición de gobierno realizada ayer por el lider de Podemos, Pablo Iglesias, además de sorpresa ha intensificado el debate interno en Ferraz. Calificativos como "Falta de respeto al Psoe", "Arrogancia", "Insulto", "Humillación" o "Ansia de poder" han sido algunas de las opiniones expresadas por diferentes "varones" socialistas.

Pedro Sanchez en una de las reuniones del Comité Federal del Psoe

No ha gustado ni el momento, ni las formas en las que Iglesias ha planteado esa oferta de pacto de gobierno, repartiendose las carteras entre Podemos, IU y ofreciéndole la presidencia a Sánchez en un gesto de buena voluntad.

Las reacciones y los efectos de la iniciativa no se han hecho esperar, la más significativa, y que ha cambiado todo el protocolo sobre la investidura del nuevo presidente de gobierno, ha sido la renuncia de Mariano Rajoy a presentarse en el Parlamento para someterse a una derrota segura, tal y como el mismo explicó tras su reunión con el Rey.

Y no le falta razón y está en su derecho de declinar, en primera instancia, presentarse en un Parlamento donde todos los grupos políticos ya han anunciado que no apoyarán un nuevo gobierno del PP. Sería  ponerse a los pies de los caballos para someterse a una sesión parlamentaria que no sería de investidura sino de censura.

Rajoy ha pasado el turno de juego a Pedro Sánchez que, si el no declina, será designado por el Jefe del Estado para formar gobierno, tras la próxima ronda de consultas que comenzará la próxima semana.

Y si quiere formar gobierno y ser investido presidente ya sabe las condiciones que le ha puesto encima de la mesa la izquierda radical, plurinacional y que ve con simpatía las políticas bolivarianas. Con este  movimiento Pablo Iglesias quiere aparecer ante la opinión pública como el nuevo lider de la izquierda y ha dejado al Psoe desconcertado, mermando su capacidad de negociación.

Pedro Sánchez dijo en la última noche electoral que sus resultados habían sido "históricos", sin aclarar si lo decía en sentido positivo o negativo. Los socialistas han cosechado sus peores resultados electorales en democracia, sin embargo parece que el actual equipo dirigente no parece encontrar la fórmula para recuperar su espacio electoral.

Desde la aparición de los movimientos populares del "15M", tanto el Psoe como IU, pensaron que ese era el espacio que querían sus votantes, un error que les está costando una perdida progresiva de votos, elección tras elección. Ambos están siendo fagocitados lentamente por el partido surgido de esos movimientos, porque cuando dejas de ser tu mismo para parecerte a otro, el ciudadano vota la fórmula original.

España necesita un partido socialdemócrata, como existe en todos los paises europeos con democracias avanzadas. Ese era el espacio y la ideología del Psoe hasta que apareció el 15M ahora convertido en Podemos y que aunque su ideología no es socialdemócrata, está llevándose a muchos votantes socialistas.

La fuga de votos hacia Podemos y Ciudadanos va en aumento, unos buscando políticas más radicales de izquierdas y otros, los más centristas, buscan en el partido de Rivera ese espacio socialdemócrata que ha desaparecido del Psoe.

El órdago lanzado por Iglesias puede ser la última oportunidad para que los socialistas reflexionen sobre el futuro de su partido y no se equivoquen, una vez más.  Si eligen aceptar la coalición de gobierno con Podemos, habrán conseguido tener la presidencia del gobierno y un supuesto programa progresista de reformas. ¿Realmente ese es el camino y la decisión acertada?

Me atrevo a decir que no, porque sería muy perjudicial a medio y largo plazo para el partido, ya que sería visto como un gran éxito de Pablo Iglesias y terminaría por llevarse a muchos más votantes socialistas.

Es el momento de volver a la senda socialdemócrata con hechos y no solo con eslóganes para recuperar el espacio que no debía haber perdido. Estar a la altura de lo que necesita España en este momento es vital para el pais y para el partido.

Comentarios