El ex interventor de la Junta de Andalucía dice que Chaves y Griñán hicieron "oídos sordos" en el caso de los ERE

28/04/2015 | Víctor Yeray Huéscar | Fn

Manuel Gómez Martínez, el ex interventor de la Junta de Andalucía ha declarado hoy en el Tribunal Supremo a petición propia por el caso de los ERE. Según declaró posteriormente a los periodistas el que fuera interventor de la Junta, se hizo “oídos sordos” a los informes que alertaban de “grandes deficiencias e irregularidades” en la concesión de subvenciones. Esta confesión contrasta con la de los ex presidentes de la Junta Chaves y Griñán.

Gómez Martínez ha dicho también sentirse “injustamente acusado” por los ex presidentes y ha defendido la buena labor de la Intervención. “Las insinuaciones de negligencia afectarían a decenas de funcionarios que cumplieron con su obligación” ha dicho.

Según Chaves y Griñán nunca recibieron dichos informes que alertaban de estas irregularidades. Conforme a lo que declararon ante el mismo juez Barreiro ante el que ha declarado hoy Gómez Martínez, a ninguno de los dos les constó ningún informe que avisase al máximo nivel de irregularidades. Según ambos, el interventor hizo informes de cumplimiento, que informan de irregularidades no lo suficientemente graves como para ser remitidos ni al consejero ni al presidente. Griñán fue más allá asegurando que además se dio la orden de subsanarlas.

Por su parte otros 14 ex altos cargos de la Junta de Andalucía se han acogido a su derecho constitucional a no declarar, según fuentes del caso. Las mismas fuentes han asegurado que la juez Alaya, encargada de instruir el caso de los ERE en el Juzgado de Sevilla, ha aumentado la imputación sobre éstos por las ayudas a la Sierra Norte de Sevilla, Cydeplast, EDM-Séneca e Inverjaén. Entre estos 14 imputados se encuentran los ex consejeros de la Junta Antonio Fernández y Martín Soler.

Comentarios