Diego Torres, exsocio de Urdangarín, contraataca y apunta a la Casa Real

  • La línea de defensa de Diego Torres consiste en demostrar que la Casa Real estaba al tanto de todos los negocios.
  • Torres pide citar como testigos a empresarios y personalidades como Rodrigo Rato, Fainé, Samuel Eto'o, Wert o Marichalar entre otros.

“De tres o cuatro meses” puede durar el juicio por el caso Nóos según el presidente de la Audiencia de Palma, Diego Gómez-Reino. El socio de Iñaki Urdangarín en el Instituto Nóos, Diego Torres, ha contraatacado y ha lanzado un órdago que puede desbaratar el calendario y plazos de celebración calculados por el magistrado que elaboró la imputación de la infanta Cristina con el juez José Castro.

Torres presentó su escrito de defensa en el que, tras pedir la nulidad de la causa —y su absolución— por vulneración de derechos, propone la comparecencia en la vista de 688 testigos, entre ellos don Felipe VI, en definitiva pide la declaración de toda la Familia Real excepto de la Reina Letizia.

Con Torres y Urdangarin estará en el banquillo la infanta Cristina bajo la sospecha de ser colaboradora de fraude fiscal, sin que la acuse la Fiscalía.

Involucrar a la Casa Real

El exsocio de Urdangarín busca demostrar con correos y cartas que la Casa Real estaba al tanto de todos los negocios forjados al calor del Instituto Nóos. Torres les hace conocedores o tutores de las actividades de Nóos, que cree lícitas y honradas. Dice que es inviable sostener que el entorno del rey Juan Carlos “no estuviera al tanto de todo y, precisamente por su intervención directa, velara por la bondad del quehacer”. Alude a comunicaciones ya conocidas: correos electrónicos, cartas, y contactos indirectos para impulsar o extender con nuevos contactos y patrocinadores la actividad de Nóos.

Torres y Urdangarin están acusados de malversar más de seis millones de euros de las arcas públicas de Baleares, Comunidad Valenciana y Madrid. Torres, se enfrenta a una petición del fiscal de hasta 16,5 años de prisión mientras que para Urdangarin son 19,5 años.

El que fue socio de Urdangarin usa su habitual escudo defensivo: todos los negocios institucionales que se hicieron desde el instituto de patrocinios y eventos además de ser efectivos y ciertos, tenían la anuencia de la Casa del Rey. Nada se hacía sin su apoyo y visto bueno. Bajo este prisma todo era legal e impecable. Diego Torres llama a la infanta “la esposa de Iñaki Urdangarin”, que trabajaba en coordinación con La Zarzuela en determinados acontecimientos de Nóos.

Torres aportó junto a su escrito de defensa unos 1.500 documentos. Entre ellos un vídeo de la cena de gala del Valencia Summit de 2004 en el que aparecen, entre otros, la princesa Corinna

Los más de 600 testigos que pide Diego Torres

Diego Torres quiere, asimismo, que sea citado numerosas personalidades públicas y entre ellas políticos importantes de este país como es el caso de Alberto Ruiz-Gallardón, exministro de Justicia y exalcalde de Madrid; el ministro de Cultura, José Ignacio Wert o la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que el juez José Castro y el fiscal Pedro Horrach pretendieron imputar y que exoneró el Tribunal Superior de la Comunidad Valenciana.

En la relación de 688 testigos que Torres propone está la intermediaria Corinna zu Sayn-Wittgenstein, a la que se relacionó con don Juan Carlos y que asistió a uno de los eventos de Valencia Summit que organizó Nóos. Entre los grandes empresarios citados en la propuesta de testigos están Francisco González del BBVA; Isidre Fainé, de la Caixa; Rodrigo Rato, ex-Bankia; Sebastian Escarrer, de Melià Hotel; Maria José Hidalgo, de Air Europa; Salvador Alemany, de Abertis o Samuel Eto'o, el exjugador del Barcelona y del Mallorca. Ellos son relacionados de alguna manera con patrocinios de actos de Nóos o porque retribuyeron a Urdangarin por sus asesorías.

La defensa de la Infanta Cristina

La defensa de Cristina de Borbón se basa y se argumenta en que un simple socio no puede ser inculpado y pone como ejemplo que no hay un solo caso de condena. Se incide en que ella no administró, no compró bienes, no dio instrucciones para deducir gastos en sus declaraciones de la renta, por lo que se considera "absolutamente inusual" que un mero socio de la persona jurídica sea supuesto autor de un delito fiscal..

Comentarios