Bruselas finalmente aprueba las reformas griegas aunque de Guindos “nunca vio un apoyo con tantas advertencias”

Los técnicos de la antigua Troika y los ministros de Economía y Finanzas del Eurogrupo han dado finalmente por válida la lista de reformas ofrecida por el gobierno heleno a Bruselas la noche del lunes no sin pocas reservas por parte de las instituciones.

25/02/2015 | Víctor Yeray Huéscar | Fn

La reunión mantenida por teleconferencia ayer al mediodía por parte de los ministros encargados de estudiar las reformas griegas duró apenas una hora, algo extraño en este tipo de decisiones por parte del Eurogrupo. Una negativa tras los acuerdos conseguidos desde el viernes pasado hubiese supuesto una hecatombe para el mercado griego.

Este “sí” por parte de Bruselas llega sin embargo con advertencias. Según declaraciones de de Guindos “nunca vio un apoyo con tantas advertencias” en la eurozona. La ambigua redacción aparentemente deliberada por parte del ejecutivo griego en algunos puntos le ha permitido no dar su brazo a torcer en algunas cuestiones aprovechando también la cierta flexibilidad que desde Bruselas se otorgó a Grecia para poder cambiar algunas medidas por otras que lleven al mismo objetivo con previo aviso y aprobación.

La Comisión Europea ha sido la más positiva con la lista sobre todo por la decidida intención del gobierno griego de luchar contra la evasión y el fraude fiscal y la corrupción. FMI y BCE, si bien también dieron el visto bueno, han sido más críticos y han instado a ser más precisos y a ofrecer cifras más concretas en algunas de esas medidas que Grecia ha ofrecido.

En el comunicado del FMI ofrecido se han concretado con ejemplos los puntos más controvertidos afirmando que “en unas cuantas áreas, incluyendo quizás las más importantes, la carta no ofrece las garantías de que el gobierno tenga la intención de poner enmarca las reformas contempladas en el Memorando de Entendimiento”. Estos puntos más polémicos según el equipo de Legarde son la reforma del sistema de pensiones, el diseño del IVA, las privatizaciones, las reformas del mercado laboral que quiere hacer más fáciles los contratos laborales y aumentar el salario mínimo o la apertura de algunos sectores muy regulados.

Draghi, presidente del BCE por su parte, además de calificar el listado heleno de “suficientemente amplio” ha dicho que “no ha sido posible que las autoridades griegas elaboraran propuestas concretas y compromisos que puedan ser evaluados por las instituciones en materia de crecimiento, de finanzas públicas y de estabilidad financiera” aunque se ha mostrado comprensivo por el poco tiempo disponible. El “sí” del BCE viene sin embargo más que condicionado pues, según el comunicado de Mario Draghi, se ha tomado nota de que “los compromisos señalados por las autoridades griegas difieren de los compromisos del Programa existentes en una serie de áreas” y que habrá que evaluar si estas reformas conducen a los mismos objetivos.

Así pues, tras las concesiones que había hecho en los últimos días, Tsipras ha conseguido un tiempo muy valioso para tratar de llevar a cabo una serie de medidas importantes en su programa y que parte de su partido no se le eche encima como se preveía los días previos en las negociaciones.

Comentarios