¿Baja el paro? Trampas a la hora de cifrar el número de parados

Las estadísticas se han vuelto diosas absolutas en la realidad mediática. En fútbol, en la música, en la economía y en la política, pones la televisión y te encuentras número de discos vendidos, goles por temporada de X jugador o la recuperación o agravamiento de algún dato económico.

14/05/2014 | Miguel Ángel M.

Pero las estadísticas no son diosas absolutas, más cuando detrás no hay un interés científico objetivo sino intereses partidistas. Por ello, podemos encontrar en un debate político como dos personas pueden enfocar gráficos estadísticos del mismo tema pero con resultados distintos.

En el paro, se ha producido unos continuos ataques a la clase obrera y otras trampas estadísticas que han ido rebajando el conteo oficial de parados. Enumerémoslos:

1º Colaboración social: Obligar a parados y paradas a trabajar durante seis meses a cambio de su propio subsidio (en caso de que no llegue al salario mínimo se pagará éste). El subsidio, que es un derecho del trabajador/a (y que lo paga él con sus cotizaciones) se convierte en salario. En teoría no pueden sustituir puestos de trabajo estructurales (aquellos puestos que son necesarios para el desarrollo de la empresa o ente público) pero en la realidad observamos como en cualquier ayuntamiento despiden a auxiliares, jardineros/as o trabajadores/as de la limpieza y al poco tiempo hay trabajadores/as en paro haciendo su labor.

2º Obligación de jubilar a los parados y paradas mayores de 61 años si están cobrando prestación. Dos pájaros de un tiro, reduces la cifra del paro, te ahorras un subsidio y cambias rebajar la prestación por jubilación al obligar a prejubilarte.

3º Si estás realizando un curso del INEM, no cuentas como parado: La oferta de cursos del INEM es ya de por si deficitaria, y no tiene en cuenta la dificultad de pagarse el transporte público para alguien en desempleo, pero es de risa que estas personas no cuenten como desempleadas cuando obviamente, en su casa no entra salario alguno.

4º Promoción de los contratos formativos y en prácticas: Más de 200.000 puestos de trabajo estructurales están ocupados por este tipo de contrato según fuentes sindicales. Con una tasa de paro juvenil por encima del 50% muchos jóvenes aceptan este tipo de trabajo buscando un futuro laboral. Encima, los cambios educativos en FP y la Estrategia Universidad 2015, junto con las medidas laborales del gobierno, vienen a apoyar estos contratos. En resumen, despiden a dos padres de familia para contratar a su hijo o hija por nada o una ayuda mínima para costear transporte, estas personas que no están trabajando realmente son contadas como tal.

5º No se contabilizada la gente que no se apunta al paro pese a estar desempleada. Jóvenes y no tan jóvenes sin prestación alguna que no tienen motivación para inscribirse en un organismo como el INEM que no les da nada. De hecho, esta estadística invisible de personas no inscritas muestra un dato fatal, la desesperanza de aquellas personas que creen que no tienen forma de encontrar trabajo.

6º Tampoco se contabilizan los que emigran en busca de trabajo. De hecho, en vez de tener en cuenta su drama y que 2 de cada 3 vuelven a España, se llama a la emigración de forma hipócrita movilidad exterior y otros eufemismos.

Con todo esto, y mucho más, se atreven a decir multitud de medios de comunicación y portavoces oficiales que la crisis ha acabado, que hay datos económicos positivos, que estamos en el camino de la recuperación… Y es que con ese argumento, también podemos decir que la industria de lujo lleva años creciendo en España, que las grande SICAVS han aumentado sus beneficios, que hay más multimillonarios en España, que el Santander el año pasado aumentó casi un 70% sus beneficios y que el número de multimillonarios y sus riquezas cayeron en 2009 pero en 2011 ya hicieron nuevo record según Forbes.

Claro que se ven signos positivos en algunos aspectos de la economía, la parte de los grandes oligarcas y las grandes fortunas, esa parte que no sufre porque son los que hacen sufrir a otros. En una sociedad con lucha de clases claro que se observa bienestar en una parte, pero que no nos engañen diciendo que esos signos positivos son para toda la población cuando solo son para los de siempre. La realidad para los trabajadores y las trabajadoras, la inmensa mayoría del país, es el aumento de paro, explotación laboral, recortes sanitarios y educativos y desahucios. Sobretodo cuando la burguesía quiere seguir manteniendo su riqueza en un sistema agonizante a través de convertir el trabajo y el sudor del obrero y la obrera en algo más barato que el café que desayuna.

http://www.forbes.com/special-report/2012/billionaires-25th-anniversary-timeline.html

http://www.jrmora.com/blog/2014/04/30/macroeconomia-2/

http://www.jrmora.com/blog/2014/01/04/recuperacion-5/

Comentarios
Más en Actualidad