Al Qaeda pone a Madrid en el punto de mira

La organización terrorista Al Qaeda ha publicado un nuevo vídeo en el que pone a Madrid en su punto de mira. Concretamente, los yihadistas amenazan con llevar a cabo explosiones en "ciudades como Madrid, Roma y Nápoles". Las autoridades españolas, ya están realizando investigaciones al respecto. 

Se trata de un video de trece minutos, al que ha tenido acceso la AICS, empresa dedicada al análisis de amenazas terroristas en el exterior. En él, aparecen varios yihadistas y se suceden imágenes de explosiones en zonas desérticas. En un punto del mismo uno de los miembros de Al Qaeda menciona a la capital de España: "hoy ellos están en nuestra tierra, en la tierra del Islam, pero con el permiso de Dios llegará un día que nosotros conseguiremos pegarles en sus tierras, en Nápoles, en Roma, en Madrid, explosiones en todas partes con el permiso de Dios".

Uno de los terroristas filmados cuenta con nacionalidad española. Procede de Melilla y se hace llamar Abu al-Nur al-Andalusi. Se le ve junto con otros miembre de Kathiba, un grupo de Al Qaeda que actúa en Malí. Durante su aparición, se le ve en primer plano con unas gafas de sol marca Ray Ban y una gorra de visera negra.

El terrorista español ya se dejó ver en septiembre

Este personaje ya apareció en septiembre en otro vídeo, en el que animaba a que fuesen a hacer la yihad a "los hermanos musulmanes en España". Les llamaba, además, a que "vengan a combatir, que cojan sus armas y que se dejen de la compañía de sus mujeres y de sus hijos".

Según han informado a la agencia Europa Press, este yihadista ya era conocido por los servicios de Información de la Policía y la Guardia Civil. Llama la atención que en el nombre de guerra que ha elegido, Abu al-Nur al-Andalusi, hace referencia a Al Andalus, una de las reivindicaciones de estos grupos terroristas. De hecho, familiares suyos ya fueron detenidos en operaciones llevadas a cabo en España. Con él, son cerca de 130 personas las que han abandonado España para hacer la yihad en zonas de conflicto.

Comentarios